Download Free Templates http://bigtheme.net/ Websites Templates

Ana PessoaAna Pessoa (Textos)

Nació en Lisboa en 1982 y comenzó a escribir historias a los 10 años. Sus textos eran fotocopiados y distribuidos por sus amigos. Publicó su primer cuento a los 13 años en la revista del Club Juvenil Verbo. En esa época era mucho más alta que los demás muchachos y niñas de su edad porque comía muchos helados de fresa y jugaba voleibol en la playa de Carcavelos.
También practicaba karate y escribía diarios. Un día se prometió a sí misma que nunca llegaría a ser como los adultos, pero no cumplió esa promesa. Estudió Lenguas y Literaturas Modernas (Estudios Portugueses y Alemanes) en la Facultad de Letras de la Universidad de Lisboa. Salió de Portugal a los 22 años para hacer una pasantía de 6 meses pero, para disgusto de sus padres, no regresó jamás. Trabajó como profesora en Alemania y después como traductora en Luxemburgo y Bruselas, donde aún vive con Henrique, su marido y su primer lector. Publica a menudo en el blog Belgavista (haga click con fuerza aquí" www.belgavista.blogspot.com).
Tiene cuentos publicados en varias antologías y textos premiados en Portugal (Jóvenes Creadores ’10; Aveiro Joven Creador 2010; III Concurso Literario de Trofa-Cuento Infantil 2004; Concurso Lisboa a la Letra 2003) y también en otras partes (Concurso Internacional de Cuentos “Un mar de palabras” 2010, España; Concurso Internacional de Teatro Castello di Duino 2011, Italia).
Cuando crezca, quiere ser escritora.
El cuaderno rojo de la chica karateka es su primer libro y ganó el Premio Braquinho da Fonseca 2011, en la modalidad Juvenil.

Bernardo CarvalhoBernardo Carvalho (Ilustrador)

Nació en Lisboa en 1973.
A los 5 años, atropelló a una viejita con su bicicleta y en el remordimiento no la abandonó jamás.
A los 17, sus pruebas psicotécnicas arrojaron un “92% de carácter libre”.
A los 19, entró al Curso de Diseño de Comunicación de la Facultad de Bellas Artes de Lisboa, pero al cabo de un tiempo decidió abandonarlo (las pruebas psicotécnicas tenían razón).
En ese momento hizo el Curso de Dibujo en la Sociedad de Bellas Artes.
A los 22 años, repartía empanadas en un carrete, pero fue despedido con justa causa (“aplastamiento y hurto de empandas”, según rezaba el proceso).

 

El cuaderno rojo de la chica karateca